¿Prefieres escuchar este artículo?

 

¿Recuerdas cuantas cosas podías comprarte con 1000 pesetas? Yo sí. Poder salir un fin de semana de fiesta con tus amigos, volver y encima sobrarte. Pero hace tiempo eso ya no es posible por el efecto de la inflación en el tiempo.

No dejes tus ahorros subyugarse a su poder de erosión. Si sigues conmigo leyendo este artículo, te contaré las llaves magistrales que deberás ejecutarle para proteger tu patrimonio con éxito.

 

¿Qué es la inflación?

 

La inflación, en economía, es el aumento generalizado y sostenido de los precios de los bienes y servicios existentes en el mercado durante un período de tiempo, generalmente un año.
Cuando el nivel general de precios sube, con cada unidad de moneda se adquieren menos bienes y servicios.

Y por qué genera tantos estragos en nuestro dinero? Porque la inflación es un factor que reduce el poder adquisitivo del dinero. Nadie puede verla, parece un costo invisible, pero su presencia está ahí, provocando que cada vez puedas comprar menos cosas con el mismo dinero.

Todo se encarece progresivamente. El nivel de vida que antes disfrutábamos y dábamos por sentado, cada vez es más caro de mantener

Cuando queremos ahorrar e invertir lo hacemos con el fin de aumentar el valor de nuestro dinero. Sobretodo cuando invertimos. Queremos aumentar nuestro poder adquisitivo y tener más libertad financiera.

Cuando contratas un activo de renta fija, como por ejemplo un depósito a plazo fijo o abres una sencilla cuenta de
ahorros, ¿has comparado el tipo de interés que te ofrece un depósito remunerado, con el tipo de interés de una cuenta de ahorros?

InflaciónMuchas veces, el tipo de interés que te ofrece un banco a través de productos de renta fija, como los depósitos a plazo fijo y las cuentas de ahorros, su rendimiento es inferior a la inflación vigente en la economía en la que vives.

¿Qué quiere decir eso? Pues que si el tipo de interés que te ofrece el banco a través de depósitos o cuentas de ahorros, es por ejemplo del 2%, y la inflación de la economía en la que vivimos es del 4%, en ese escenario, el tipo de interés que nos estará ofreciendo el banco es negativo.

¿Conclusión? No estás obteniendo ningún tipo de interés por tu dinero depositado en el banco a través de depósitos a plazo fijo o a través de cuentas de ahorro. Tu dinero sigue expuesto a la erosión de la inflación en el tiempo.

Por esa razón, tienes que comparar el tipo de interés que te ofrece el banco, el de determinadas inversiones o cuentas de ahorro, con la inflación. Pues si es demasiado alta no compensa que tengas tu dinero inmovilizado demasiado tiempo en esta clase de depósitos o cuentas.

Lo importante no es el tipo de interés que nos ofrece el banco, sino el tipo de interés real. El banco no nos lo va a decir, sino que debemos calcularlo nosotros mismos

Hay dos formas de calcular el tipo de interés real: con la fórmula simple o la fórmula rigurosa.

 

Fórmula Simple

 

Tasa Real = Tasa Nominal – Tasa de Inflación.

Es decir, la tasa nominal, que es el tipo de interés que nos ofrece el banco, menos la inflación. Y como no se sabe la inflación futura, se calcula año a año. Cálculo muy sencillo aplicable a economías con una baja inflación. En general, los países desarrollados que tienen inflaciones muy bajas: Estados Unidos, la zona Euro, Inglaterra, Australia, etc.

Afortunadamente, España, tiene una inflación más baja que otros países por pertenecer a la zona Euro. Lo que supone mayor ventaja a la hora de compensarla con los tipos de intereses de depósitos y cuentas de ahorro.

Pero la mayoría de economías de países emergente o en vías de desarrollo, muchas de ellas son mal administradas económicamente. Y sufren de inflaciones altas. ¿A partir de cuánto se consideran altas? A partir del 5%. Y superiores al 10% cuando son excesivamente altas.

Para este tipo de economías se requiere calcular la fórmula rigurosa. Un poco más compleja pero fácil de entender de todas formas.

 

Fórmula Rigurosa

 

Fórmula Rigurosa = Tasa Real [(1+N)/(1+i)] – 1. Siendo “n” la tasa de interés nominal, e “i” la inflación.

Te pondré un ejemplo. Imaginemos que la tasa de interés nominal que te ofrece tu banco es del 5%, y que la inflación en la economía de tu país es del 7%.

La fórmula sería:

Tasa Real [(1+0,05)/(1+0,07)] – 1. Y su resultado 1,87%. En términos reales, un tipo de interés negativo.

Por tanto, si al principio por ejemplo depositas una cantidad de 100€, al final recibes los 100€ más el 5% en concepto de interés, 105€ en total. Pero con el efecto de la inflación del 7%, recibes al final un interés real de 98,13€.

Conclusión: El dinero más los intereses del ahorro o inversión al final valen menos de lo que valían al principio.

Debemos educarnos financieramente para que nuestro dinero se multiplique mucho más que la inflación; pero también para que rinda lo suficiente y compensar así el costo de oportunidad de una inversión

Te pondré una tabla de ejemplo extraída del libro Invertir tus ahorros y multiplicar tu dinero para Dummies de Ángel Faustino.

 

PÉRDIDA DE PODER ADQUISITIVO DE 1.000€

 

Ya puedes observar que la evolución del efecto de la inflación sobre esos 1.000€ es considerable. Y tus ahorros no serían una excepción a esa erosión. Como bien dice el autor del libro: “Ya tienes otro motivo para entender que invertir no es una opción”.

Y si quieres saber cómo empezar a poner a trabajar tus ahorros e inversiones, lo antes posible y de manera sencilla, te sugiero leas mi artículo sobre el Interés Compuesto. El Poder que Cambia tu Desayuno por Más de 100.000€.

Ahora bien, si tienes unos ahorros e inversiones, y quieres protegerlos más de la inflación, debes emplear cuentas remuneradas, pero vigilar a qué tipos de interés están y bajo qué condiciones.

 

Cuenta Remunerada

 

¿Por qué contratar una cuenta remunerada en lugar de una cuenta corriente tradicional?

En una cuenta corriente convencional tienes tus ahorros estancados, expuestos al efecto de la inflación con el tiempo. En cambio, en una cuenta remunerada, un sistema de ahorro básico, nos permite aumentar poco a poco nuestro dinero. ¿Cómo? Aplicándole un tipo de interés establecido por la entidad financiera de la cuenta.

Además, son ahorros de los que podrás tener liquidez inmediata, al contrario de otros productos financieros como los depósitos.

Pero para averiguar el rendimiento efectivo de las cuentas remuneradas no basta con calcular solo su tipo de interés nominal, sino también otros gastos y comisiones bancarias.

Para eso existe la popular T.A.E. (Tasa Anual Equivalente), una referencia orientativa que refleja la rentabilidad real del ahorro a un año.

Y te sugiero que cuando contrates una cuenta remunerada busques una entidad financiera que cumpla con los siguientes requisitos:

  • No te cobren comisiones.
  • Si te prometen un tipo de interés al 3% o superior, ver si es sólo para los primeros meses o siempre, ya que es usual haber cuentas remuneradas con tipos altos al principio y bajar a rentabilidades cercanas al 1% transcurrido un tiempo.
  • Leer la letra pequeña para ver si nos exigen unos ingresos mensuales mínimos, un saldo en cuenta determinado o sólo dan rentabilidad a partir de un importe concreto.
  • Si estipulan períodos determinados de tiempo en mantener tus ahorros en su cuenta o de lo contrario te penalizan.

Hay una gran oferta de cuentas remuneradas. Puedes, por ejemplo, consultarlas en este comparador.

Así que, resumiendo, para que acabes de quedarte con la cantinela final de este artículo, recuerda:

Si con todo esto, he logrado hacerte ver de un modo sencillo como puedes amortiguar el efecto erosionador de la inflación sobre tus ahorros, me habré dado por satisfecho de momento. 🙂

Me encantaría que comentaras esta entrada, déjame saber cual es tu opinión más abajo sobre el tema que te estoy planteando.

Si te ha gustado, ayúdame a difundir estos contenidos en las redes sociales.

También recordarte que puedes suscribirte a mi newsletter semanal con contenido de alto valor en el recuadro de abajo.

Galaad López

Galaad López

Coach Financiero y Emprendedor

Focalizando mi energía en ser el impulsor financiero de tu estilo de vida ideal desde las finanzas con alma; aprendiendo y disfrutando cada día con la educación financiera.
Tengo amplia experiencia en negocios de venta retail y formado en digital business.

© Copyright 2016 Galaad López | Finanzas con ALMA **El conocimiento es universal, hazlo tuyo a tu gusto. Pero si quieres publicar mi artículo integral puedes citar mi nombre con un link activo hacia mi web y una información semejante a: “Galaad López es coach financiero y te ayuda a diseñar el sueño de tu propia libertad financiera. Visita ahora www.galaadlopez.com para más información”.

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This