Ideas Clave

  1. Repaso de un Emprendedor
  2. Su Visión de los Negocios
  3. Auge y Caída de Apple
  4. La Clave de su Abundancia
Cuál es tu patrón de dinero y de éxito y hacia qué resultados está llevándote inconscientemente? ¿Estás programado para el éxito, la mediocridad o el fracaso económico?

Hoy te voy a hablar de Steve Jobs. Sí, el archimanido ejemplo de turno del emprendedor hecho a sí mismo. Pero una conciencia que atrajo la abundancia a su vida de manera genial siendo fiel a su intuición.

Quiero mostrarte con su visión de la vida, los negocios y el dinero, cómo se sostuvo en perfecta sintonía con la abundancia a lo largo de toda su carrera vital. Una reflexión sobre un icono de nuestro tiempo que espero te sirva de inspiración para seguir luchando sin tregua por tu éxito financiero personal. Te invito a que sigas leyendo. 😉

Escarbando en la Persona

 

Estos días he leído información sobre él, y he visto su película biográfica Jobs de 2013, interpretada por Ashton Kutcher. Por cierto, notable su actuación.

Ya conocía su historia (¿y quién no?), pero la verdad es que necesitaba conocer aspectos suyos para acabar de definir su perfil de personalidad (categoría de conciencia mejor para mí, luego te explicaré por qué).

Tenía la necesidad de comprender, en última instancia, cómo pudo crear la empresa más valorada del mundo, qué es lo que mantenía a una persona en el foco durante tantos años, hasta décadas, en su sueño personal. Porque como dijo en esta maravillosa entrevista, él nunca se dedicó a todo eso por dinero, sino por amor. Amaba lo que hacía.

El Rastro del Creativo

 

Así que al lío, Rodrigo. Antes, un poco de cronología.

  • En los 60’s el muchacho, de padre sirio musulmán y madre de ascendencia suiza y alemana pero adoptado por una pareja de origen armenio (qué lío), ya mostraba inquietud e inclinación por la informática, asistía a charlas y a un club de Hewlett-Packard
  • En 1974 se fue a la India, donde tuvo una experiencia profunda, y volvió a California para trabajar en Atari Inc. Aquel año, el genial Steve Wozniak, amigo y colega, estaba intentando desarrollar un pequeño computador casero. Jobs, le convenció de las posibilidades de negocio que podría tener desarrollarlo y vender unidades en el mercado informático
  • En 1976 fundaron juntos la empresa de ordenadores personales con más personalidad y esencia propia del mundo: Apple Computer Company, y dieron a luz Apple I
  • En tan solo 10 años, Apple se convirtió en una empresa con 4000 empleados y Jobs, con 27 años, era el millonario más joven de 1982 
  • En 1983 lanzaron Lisa, pero no fue un éxito de ventas. Y acudió al experto en marketing John Sculley, director ejecutivo de Pepsi-Cola entonces, para tomar las riendas de Apple
  • En 1984, Jobs presentó el Macintosh, el primer ordenador personal de Apple con ratón. Sin embargo, Macintosh no alcanzó las expectativas comerciales esperadas. Se armó la madre por un buen choque de egos entre Sculley y Jobs y éste fue despedido de su propia empresa en 1985 con una junta directiva a favor de Sculley
  • Los sucesos que siguieron a los años posteriores fueron la deriva de Apple y la reincorporación del genio a su reino de la manzana para salvarlo, del cual nunca debió salir. Pero sobre esto te haré la reflexión final del artículo. Sigue leyendo. 😉

Utilidad y Belleza

 

Recuerdo cuando estuve colaborando hace unos años de becario en una startup con gente joven. El ingeniero de sistemas y yo intercambiábamos impresiones a ratos sobre toda clase de temas. Una tarde, le hablé de la bella experiencia de usuario que me ofrecía el iPad 2 que había comprado en contraste con las otras tablets que competían en el mercado.

Por muy disruptoras a nivel técnico que fuesen, no te ofrecían ese “algo” que enseguida apreciabas con el iPad cuando lo tenías en tus manos. El iPad era bello por esa precisa integración en equilibrio de funcionalidad simple y belleza estética minimalista. Era un todo útil con diseño. Dos caras de una misma moneda.

Es decir, para Steve Jobs, el ir perfeccionando un ordenador personal en cuanto a que fuese cada vez más útil para la gente corriente suponía para él una evolución que se inclinaba de manera natural hacia su refinamiento y belleza. No existía dicotomía alguna entre ambas características: lo útil que no fuera bello no podía ser todo lo funcional posible para la gente.

Un negocio vertical de hardware y aplicaciones que se integraba en un todo para materializarse en una experiencia singular. La misma que el usuario final era capaz de distinguir diferente a la que ofrecía el resto de ordenadores de la competencia, y que identificaba como algo de mayor VALOR. Ese maravilloso intangible que tu percepción descubre cuando es revelado ante ti, y te predispone a que pagues el precio que haga falta por el producto o servicio que lo irradie.

Steve Jobs de Joven

Steve tenía en su interior la creencia consciente y arraigada de que el diseño lo era todo:

«La gente piensa que no es importante, que es una simple decoración de interiores. Para mí, nada es más importante en el futuro que el diseño, es el alma de todo lo creado por el hombre».

Y dijo más:

«Cuando eres un carpintero haciendo un mueble hermoso, no vas a usar un pedazo de mala madera para la parte trasera, pese a que esté pegada a la pared y nadie la vea. Tú sabes que está ahí. Para dormir bien por la noche, la estética, la calidad, tienen que ser llevadas hasta el final».

Eso, es visión de largo alcance.

Del ingeniero de sistemas con el que hablé, no logré hacerle ver el valor añadido que tenían los productos de Apple para el consumidor final. Para él, la única vara de medir válida para valorar un ordenador era estrictamente la información de los requisitos técnicos.

Podrías pensar que cada empresa tiene su nicho de mercado, y que el informático no era el cliente ideal de Apple, no que fuera su falta de perspectiva. Concedido. Pero, ¿qué posición de mercado ocupa hoy día Apple con respecto al resto de marcas de ordenadores personales, de móviles, de tablets, de software de aplicaciones…?

Steve Jobs vio más allá y el tiempo demostró que tenía razón a pesar de las dificultades y visión de corto alzance de su entorno

Crisis y Reinvención

 

El sector de las computadoras personales entró en recesión a finales de 1984, las ventas empezaron a caer en picado, y John Sculley, director de marketing de Apple, no supo qué hacer.

Había un vacío de poder en la empresa, pues las divisiones suponían proyectos que operaban de manera autónoma (Apple II y Macintosh) sin una visión de conjunto. Problemas con departamentos, un encargado de almacenamiento que en palabras textuales de Jobs era «para echarle de comer aparte» y algunos problemas más.

Steve Jobs y John Sculley

Steve Jobs y John Sculley

La suma de todo eso ejerció una gran presión debido a la crisis del mercado. El vacío de liderazgo hacía que John Sculley no tuviera muy contenta a la junta, lo que le indujo a quedar bien buscando una cabeza de turco si no quería que fuera la suya a la que echar de la empresa. ¿Adivinas cuál? 🙂

Para Steve, el conflicto entre ellos no era por una cuestión de discrepancias de planes, sino de ejecución. Creía que Apple necesitaba un liderazgo mucho más enérgico que unificase todas las facciones, restringir los gastos de Apple II e invertir mucho en el Macintosh, pues sabía que ahí es donde residía el futuro de la compañía.

En contraposición, John Sculley solo le motivaba seguir siendo el consejero delegado adaptándose a las exigencias de la junta, seguir manteniendo la inversión en Apple II, ya que en aquel instante representaba el 70% de las ventas y… poca cosa más. Actuaba en base a su instinto de supervivencia.

El Macintosh iba diez años por delante de su tiempo cuando se lanzó; Microsoft tardó ese tiempo en ponerse al día y lo hizo porque Apple no avanzó

Cuando Jobs ya no estaba, Apple se gastó un total de cinco mil millones de dólares en I+D y el Macintosh sólo había cambiado un 25% con respecto a su versión original. Estaba claro que la compañía sufría una muerte lenta pero segura por la ausencia de su creador y su visión.

Ante el percal la compañía lo volvió a llamar a filas y lo que sucedió en adelante hasta su muerte… es historia.

Innovación con Alma

 

Nadie como él, lograba insuflar de alma e innovación a los ordenadores en el sobrio y racional ámbito de la tecnología por aquel entonces. Nadie como él, sabía como coreografiar y empañar de trascendencia las puestas en escena de sus innovaciones.

Para él, los ordenadores no debían ser meras máquinas de procesamiento para ingenieros, tenían que servir bien al común de las personas, accesible para todos, que ofreciese una experiencia bella más vinculada al arte y más conectada al hombre y su humanidad y cambiar de algún modo su vida de manera significativa. Ese espíritu, esa visión de CEO, le condujo inequívocamente a la prosperidad.

Le condujo a la abundancia.

El ejemplo de vida de Steve Jobs demuestra una cosa, recuerda siempre eso en tu corazón:

Haciendo lo que amas, siendo fiel a tu conciencia y visión a pesar de las dificultades, de los errores que puedas cometer, la prosperidad llegará a tu vida

Think Different

https://www.youtube.com/watch?v=nmwXdGm89Tk

Si te gustó el artículo me encantará que lo compartas en tus redes sociales y dejes tu comentario debajo. También recordarte que puedes suscribirte a mi newsletter semanal con contenido de valor para esculpirte en una persona sabia financieramente y logres así atraer la prosperidad a tu vida.

© Copyright 2015 Galaad López | Finanzas con ALMA **Puedes publicar mis artículos si citas mi nombre con un link activo hacia mi web y la siguiente información: “Galaad López es coach financiero y te ayuda a diseñar el sueño de tu propia libertad financiera. Visita ahora www.galaadlopez.com para más conocimiento útil y gratuito”.

 

Galaad López

Galaad López

Coach Financiero y Emprendedor

Focalizando mi energía en ser el impulsor financiero de tu estilo de vida ideal desde las finanzas con alma; aprendiendo y disfrutando cada día con la educación financiera.
Tengo amplia experiencia en negocios de venta retail y formado en digital business.

Artículos relacionados

Pin It on Pinterest

Shares
Share This